IRIS VAN HERPEN

Cuando la alta costura y el arte van de la mano.

Por:  MALI CORPUS

Con tan solo cinco colecciones, Iris van Herpen está en la mira de todos aquellos que viven en el mundo de la moda. Egresada del Artez Institute of Arts en Arhem en el 2006, el gran talento de la diseñadora holandesa de 29 años impactó al icónico Alexander McQueen.

Al descubrir su excelente don, él mismo le brindó su primera oportunidad de trabajo como pasante en su casa diseñadora en el 2006 y así Iris entró por la puerta grande al mundo de la alta costura.

Tiempo después, trabajó para otra importante casa de diseño, Victor & Rolf, en el 2007. Pero la emprendedora mujer, con tan solo un año de experiencia fundó su propia marca donde demostró que vino para quedarse, impactando con su trabajo y diseños. Su marca se caracteriza por sus nuevos materiales, diseños en formas innovadoras y volúmenes nunca antes vistos.

En el 2008, fue nominada para el prestigioso premio de la Academia de la Moda “CREATEUROPE“. Durante el mismo año, sus creaciones aparecieron en las revistas Vogue y Harper’s Bazaar consolidándose así como una diseñadora de renombre con tan solo dos años de haber fundado su marca.

Fue tres años después que paralizó al mundo de la alta costura cuando inventó el vestido 3D, elegido por Time Magazine como una de las mejores cincuenta invenciones del año. También se convirtió en miembro de la Cámara Sindical de Alta Costura.

“Para mí la moda es una expresión de arte que se relaciona muy íntimamente conmigo y con mi cuerpo. Lo veo como una excitante manera de expresar mi identidad”, Iris para la revista inglesa Dazed & Confused. 

Cada una de las colecciones de van Herpen tienen un concepto y narrativa definida. En sus colecciones pasadas se ha inspirado en la radiación, telecomunicaciones, futurismo frágil, avant-grade, ciencia y solo por mencionar algunos. Todas revelan su fascinación por un universo conceptual e irreal, es decir, sus piezas escultóricas evocan enormes formas fosilizadas, extraños seres futuristas que parecen salir de un mundo de juego virtual o estructuras moleculares a través de complejos ensamblajes de elementos en materiales no textiles: pechera en gasa de metal tejido, vestido-esqueleto de madera, barba de ballena montada como armadura, combinación de hojas de cuero entrelazadas con cadenas de motor.

Es verdad que el resultado es difícilmente posible, pero no hay duda de que sus vestidos esculturales representan un proceso creativo totalmente personal y una relación entre la ropa y el cuerpo humano diferente a la habitual inventando lo que puede ser la nueva era del mundo de la alta costura.

A menudo, se le ve colaborando con ingenieros, arquitectos y especialistas en diseño digital para crear asombrosas formas a través del moldes y del grabado digitalizado.

Los diseños y creatividad de Iris van Herpen, aún nacidos en nuestra época nos transportan a la moda del futuro. Sin duda, Iris ha creado diseños que vivirán en la historia de la moda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *